facebook-pixel

Ejecutivos de una empresa de jardinería de Utah acusados en un caso “espantoso” de tráfico laboral

El propietario, su esposa y cinco ejecutivos de la empresa fueron acusados la semana pasada.

(Fox 13 News) Agentes de la oficina del fiscal general de Utah investigan en las oficinas corporativas de la empresa de paisajismo de Utah Rubicon Contractors LLC, que, según dicen, traficaba con trabajadores mexicanos en un caso "espantoso", en esta captura de pantalla de la cobertura de Fox 13 News. El Salt Lake Tribune y Fox 13 News son socios para compartir contenido.

To read this story in English, click here.

La oficina del fiscal general de Utah presentó cargos contra el propietario de un negocio de West Bountiful y varios ejecutivos que, según los investigadores, contrataron a más de 100 trabajadores mexicanos y los obligaron a trabajar y vivir en condiciones inhumanas bajo amenaza de deportación.

Los investigadores estatales anunciaron el caso “espantoso” la semana pasada contra Rubicon Contractors LLC después de arrestar a tres ejecutivos: Clayton Phillips, Tyler Brinkman y Adam Perea. Fueron acusados el viernes junto con el propietario Rudy Larsen, su esposa Jena Marie y otros dos ejecutivos: Brandon Floyd y Kirk Simmons, según muestran los registros judiciales.

La empresa de jardinería y remoción de nieve contrató trabajadores mexicanos utilizando visas H-2B temporales, ofreciéndoles trabajo de tiempo completo por alrededor de $20 la hora, según los documentos. Pero una vez contratados, la empresa bombardeaba a los trabajadores con tarifas adicionales, dicen los investigadores, lo que dificultaba que los trabajadores pagaran sus facturas y compraran sus necesidades.

Condiciones de vida y de trabajo “aterradoras”

Los trabajadores también debían vivir en viviendas sin muebles proporcionadas por la empresa, y se deducían de sus cheques de pago alrededor de $300 de alquiler cada dos semanas, según los documentos del cargo. En al menos un caso, una casa no tenía agua caliente ni calefacción durante el invierno, y los hombres dormían sobre montones de ropa o en un camión de la empresa para mantenerse calientes, dicen los investigadores.

Los trabajadores también tuvieron que comprar teléfonos móviles a la empresa para registrar las horas de trabajo en una aplicación móvil, y se vieron obligados a pagar su propio equipo, así como a cubrir las reparaciones si el equipo se rompía, según los documentos de cobro. Si un ejecutivo dijera que un trabajo tomaría 10 horas pero en realidad tomó 13, los trabajadores no recibirán pago por las tres horas extra de trabajo, agregan los documentos.

Los trabajadores a veces paleaban nieve con zapatos tenis y, durante la temporada alta de nieve, a menudo se les pedía que durmieran en sus camiones para poder responder rápidamente a las llamadas, afirman los documentos.

“La expectativa de horas de trabajo en ciertos momentos era ‘aterradora’, ya que los trabajadores trabajaban con entre 1 y 3 horas de sueño”, dijo un empleado a los investigadores, según los documentos de la acusación.

Los trabajadores tampoco recibieron la capacitación adecuada sobre las leyes de tránsito de EE. UU. ni se les enseñó formalmente cómo operar la maquinaria que usaban para el trabajo, afirman los documentos. Un empleado contó a los investigadores sobre un hombre que conducía un camión Rubicon en la Interestatal 15 desde Bountiful hasta Spanish Fork y “nunca abandonó el carril derecho”, tomando todas las rampas de salida y de entrada durante todo el camino, escribieron los investigadores.

Larsen también amenazaba periódicamente con deportar a los empleados por cuestiones relativamente menores, dijo un trabajador a los investigadores.

En una confrontación, Larsen les dijo a Phillips y Floyd que obligaran a un empleado que había solicitado presentar un reclamo de compensación laboral a limpiar los baños todo el día o ser despedido, dijo un trabajador. Los tres “se rieron de ello en una reunión y llamaron al trabajador en cuestión ‘débil’”, escribieron los investigadores.

En otra confrontación descrita en los documentos de la acusación, Larsen se enojó, se bajó los pantalones, se agarró los genitales, dijo a los empleados: “Si alguien tiene algún problema con la forma en que dirijo esta empresa”, y supuestamente concluyó con una sugerencia grosera.

Los nuevos documentos también describen la estructura de las empresas de Larsen, incluidas SCANDIA, Rubicon, Park Place Auto Club y Smart Rain, una empresa de riego. Los documentos alegan que Larsen creó empresas separadas “con el único propósito de trasladar a los trabajadores de VISA a RUBICON, permitiéndoles extender las VISA de los trabajadores”, escribieron los investigadores.

Rubicón niega las acusaciones

Larsen enfrenta siete cargos de delito grave de primer grado por trata de personas agravada, un cargo de delito grave de segundo grado por patrón de actividad ilegal y un cargo de delito grave de segundo grado por lavado de dinero.

Los demás ejecutivos enfrentan cada uno siete cargos de trata de personas agravada. Brinkman, Perea y Simmons también fueron acusados cada uno de un cargo de patrón de actividad ilegal.

Los abogados Skye Lazaro y Jamie Thomas, que representan a Rubicon en nombre del bufete de abogados Ray Quinney & Nebeker, dijeron en un comunicado emitido la semana pasada que la empresa “niega cualquier irregularidad y ha cumplido de buena fe con todas las leyes aplicables”.

“Rubicón está cooperando con la investigación y cree que, en última instancia, será reivindicada”, se lee en el comunicado.

En un comunicado, el fiscal general de Utah, Sean Reyes, dijo que estos arrestos prueban “cuán ampliamente este tipo de delito afecta a Utah” y por qué dice que ha priorizado la lucha contra la trata de personas mientras estuvo en el cargo.

El fiscal general ha sido recientemente objeto de escrutinio por su amistad de una década con Tim Ballard, fundador de la organización contra la trata de niños Operation Underground Railroad.

Ballard fue expulsado de la organización sin fines de lucro el verano pasado luego de acusaciones de conducta sexual inapropiada. Ahora enfrenta múltiples demandas y la policía de Lindon lo está investigando penalmente por abuso sexual. Ballard ha negado las acusaciones.

Traducción por Elias Cunningham.